7º FESTIVAL INTERNACIONAL DE JUEGOS DE MESA DE CÓRDOBA

Era una fría mañana de Octubre la que nos ocupa, fría y oscura para nosotros dados los adversos acontecimientos que habíamos arrastrado durante toda la semana; primero nos cancelaron los billetes de autobús, luego nos fallaron los dos acompañantes que iban a venir a ayudarnos y a relevar a Diego al conducir de Vigo a Córdoba, después nos quedamos sin poder llevar la caja definitiva y para rematar por culpa de “algún programa de gestión de archivos que no voy a mencionar” tampoco tuvimos a tiempo el nuevo mapa. Añadid que apenas conseguimos dormir antes de salir y nos íbamos que meter entre pecho y espalda 11 horas de coche; con esa mezcla tendréis un editor y un autor cabreados y sin ganas de nada.

Quieres más?

Así pues, el viaje a Córdoba que afrontábamos con tanta ilusión, se estaba convirtiendo a ratos en una pesadilla de la que no conseguíamos salir y aunque las ganas no disminuyeron hasta niveles alarmantes, si que notamos el bajón anímico y los nervios que iban floreciendo poco a poco.Para colmo, a medida que avanzábamos para salir de Galicia la lluvia hacía aparición de forma torrencial y peligrosa. Pero lejos de ser un mal augurio, resultó que nuestra querida tierra nos la envió para limpiarnos todo el gafe de encima y despedirnos en nuestra aventura cordobesa. A medida que avanzamos hacia nuestro destino un cálido y brillante sol hizo su aparición, eso nos animó y además, dado que avanzábamos a buena marcha, conseguimos llegar en apenas 8 horitas de viaje y sin ningún problema a nuestra meta. Todo parecía cambiar a mejor.

El primer día, tras aparcar el coche en el Palacio de la Merced, una preciosidad de edificio, montamos un par de mesas en el stand (con un poquito de envidia sana de otras editoras con mayor capacidad económica que habían llevado todo tipo de publicidad y cositas para adornar sus stands por dentro), acabamos el tablero nuevo como pudimos y casi a oscuras y nos pusimos manos a la obra.

Esa tarde tuvimos un par de grupos para Huida de Silver City y conocimos a las simpáticas chicas de de Oca en Oca, a los geniales vecinos de stand de la editorial GenX y a un par de autores muy majetes que habían llevado sus prototipos a la Feria. Una tarde tranquila que no presagiaba en absoluto lo que estaba por venir.

El viernes lo empezamos tempranero, y por ende, algo adormilados y cansados del viaje. Bajamos al Palacio de la Merced y tras dejar el coche nos fuimos a desayunar a una cafetería próxima al lugar, cafetería que daría pie a alguna anécdota simpática en el festival por su nombre: Ven a jugar al Santiago de Cuba en Santiago de Cuba 😀 .
Tras un buen desayuno y remolonear un poco, montamos las mesas y empezó el lío. Uno tras otro, venían grupos de jugadores ocasionales, familias, parejas, bloggers, frikis de los Zombies y curiosos a preguntarnos que “qué era aquello que teníamos en un stand casi desnudo (salvo por la lona de publicidad que conseguimos colgar con la inestimable ayuda de nuestras vecinas de de Oca en Oca) y que estaba puesto sobre una mesa sin lona ni tapete”, algo que casi parecía un juego rematado pero que daba la sensación de estar hecho en casa y a mano. ¡Y nada más lejos de la realidad! Porque aquello era el prototipo, muy currado por cierto, de Huida de Silver City (¡bravo Diego!) hecho con los diseños “finales” para darle un buen aspecto y que habíamos llevado para que todos los jugadores que se pasaran por allí lo conocieran y lo pudieran probar.

Y fue un éxito que ni nos esperábamos. Siempre había gente preguntando, queriendo jugar e incluso tuvimos visitantes que nos habían visto en las LES2012 y que se habían quedado con las ganas de jugarlo y aprovecharon en Córdoba para ver que tal estaba.

Fue agotador, ilusionante, divertido y sobre todo volvimos a comprobar que tanto el público de los juegos de mesa, como los editores, tiendas, jugones, bloggers, y un largo etc. son todos gente encantadora y muy simpática. (Por cierto, me volví a quedar afónico muy prontito… Afonía 2 – 0 Adrián)

El sábado nos las dábamos muy felices, teníamos la intención de empezar el día organizando partidas para algunos grupos de jugadores que se habían quedado sin sitio el día anterior y creíamos que todo saldría a pedir de boca. ¡JA! Entonces uno de los toldos que cubrían el patio se rompió, dando vía libre a un sol de justicia que amenazaba con achicharrarnos, así que nos pasamos toda la mañana parados viendo como la gente pasaba por nuestro stand, vacío y cocinándose lentamente y del que imagino que dirían: ¿Esto que es? ¿Un stand sin nadie y con unas mesas con sillas?
¿Estos de Peká están durmiendo?

Pero no nos quedó otra, era inaguantable estar un minuto allí al sol y además se nos empezaban a estropear algunas piezas del juego por el calor. Huímos. Resultó frustrante pasar la mañana así; una porque no podíamos hacer las partidas pendientes a gente que tenía que marcharse y que se quedó con las ganas, otra porque pasaron por allí un montón de bloggers y jugones que, como es lógico, ni siquiera se pararon en el stand y perdimos la oportunidad de contarles nuestro proyecto, posibles entrevistas, etc…

Pero esa tarde-noche casi compensó toda la mañana perdida. Si el viernes había sido una locura, el sábado aprendimos una lección importantísima: llevar dos o tres copias del prototipo y ser más de dos personas explicando. Llegamos a tal punto que tuvimos que reservar hora, apurar a grupos de juego (y eso no mola) para hacer sitio a otros y, por
desgracia, tener que decirle a muchos jugadores que no podrían jugar a Silver City porque no había ni tiempo ni espacio material para hacerlo (y esto tampoco mola). Lo sentimos de veras, lección aprendida.

Antes de entrar al trapo con el domingo, quiero resaltar la cantidad y variedad de gente que pasó por el Festival de Jugamos Tod@s y eso dice mucho y muy bueno de la organización. Tuvimos familias, jugadores ocasionales, bloggers, jugones, gente que quiso comprarnos el prototipo para poder jugar desde ya en casa (¡lo juro!), autores que
nos trajeron sus protos para enseñárnoslos y sobre todo y creo que lo más importante, recibimos muchísimo cariño y apoyo y nos traemos unos cuantos amigos nuevos para casa.

El domingo nos teníamos que volver a Vigo. Fue un despertar bastante curioso, ya que dormimos poco y mal, estábamos demasiado agotados para descansar bien, y nos esperaba un largo camino de regreso; sin embargo no se nos iba la sonrisa de la cara.

Estábamos satisfechos, contentos por el trabajo realizado y nos llevábamos grandes sensaciones de Huida de Silver City y muchas buenas ideas que nos ayudarán a sacar el mejor producto posible al mercado, lo cual facilitará que se venda y que podamos apostar por un nuevo juego en un breve espacio de tiempo.

Recogimos todo, preparamos las maletas y nos pasamos por el Palacio de la Merced a despedirnos de todo el mundo: organización (mención especial especial a Sonsoles, Jesus e Iñaki), compañeros de stands, autores independientes y algunos jugadores que seguían disfrutando de tan magnífico evento y con los que habíamos hecho buenas migas. Querríamos habernos quedado a hablar más y despedirnos de todos, pero el lunes tocaba trabajar y teníamos que volver con cierta urgencia a casa.

El camino de regreso se nos hizo muy largo, pero la experiencia fue muy buena, aunque nos quedamos con muchísimas ganas de probar algunas novedades o destacados del festival (Santiago de Cuba, La Villa, Palacio de Viana, El Paso del Noroeste, etc…) y otros juegos que teníamos en la agenda (Twilight Struggle, Troyes, Zombicide, etc…) pero nos
fue imposible… ¡Que disgustos les damos a nuestros corazoncitos de jugador!

Para finalizar y resumiendo todo un poco, el Festival de Juegos de mesa de Córdoba ha sido una experiencia muy positiva en todos los sentidos. La organización ha estado a la altura, a pesar de algunos fallitos sin importancia y fácilmente solucionables. Por nuestra parte no podemos hacer otra cosa sino agradecerles haberse arriesgado con nosotros (dadas otras experiencias que han tenido años atrás con otras editoriales) y habernos brindado esta oportunidad de oro, estas son cosas que no se olvidan jamás.

¡Tened por seguro que a todos los que conozcamos les recomendaremos ir a Córdoba al 8º Festival Internacional de Juegos de mesa y que nosotros estaremos allí los primeros!

¡Ah, nuestra más sincera enhorabuena a Ludo Nova por su JDA2012, a Oriol y Marius por el premio Jugamos Tod@s al mejor juego de mesa español con su Verbalia, a los chicos de “Me como una y cuento 20” por el JT-Net y al que resulte ganador del premio al Juego del Festival!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un cariñoso saludo de todo el equipo de Peká Editorial.

Anuncios

4 Respuestas a “7º FESTIVAL INTERNACIONAL DE JUEGOS DE MESA DE CÓRDOBA

    • Es de agradecer el ratillo al sol que aguantasteis para acabar la partida, porque luego tuvimos que abandonar el stand para no acabar siendo tostadas muy hechas 😛

  1. Os espero ver el año que viene de nuevo por aquí, celebrando el éxito de ese pedazo de juego que os ha salido, En Córdoba ya tenemos lista de espera

    • Allí estaremos los primeros, esperemos que esta vez sin incidentes previos ¡Sino nos da algo! Fue un Festival la mar de chulo, el año que viene más y mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s